El técnico entra en la casa, descubre que allí vive un niño con dos defectos cerebrales y muestra una devoción excepcional

Alrededor del mundo

Los pequeños gestos de amabilidad pueden marcar una gran diferencia. Robert, especialista en internet de Spectrum, hizo un esfuerzo adicional durante una visita de rutina a la empresa.

La madre de la familia, Jessica Nash Donahoo, compartió una historia conmovedora en Facebook, contando cómo el acto de Robert cambió su difícil día.

La familia estaba teniendo un día particularmente difícil cuando Robert llegó para mejorar su conexión a internet y configurar la transmisión televisiva.

Lo que encontró distaba mucho de ser una simple visita. La familia, y especialmente su hijo Sila, de tres años, estaba sufriendo enormemente.

Sila había nacido con dos malformaciones cerebrales raras y era ciego. No podía comunicar sus necesidades y estaba pasando por un momento muy difícil.

Jessica se sentía abrumada por el cuidado de su hija de dos años, las tareas del hogar y la colada. Su esposo estaba en el trabajo, lo que añadía dificultades al día.

Sila lloró toda la mañana. «Mientras mi esposo trabajaba, me ocupaba de nuestra hija de dos años, hacía la limpieza, los platos y la colada, tratando de calmarla. Fue un día difícil».

Cuando Robert entró en la casa, Sailor corrió hacia él y le tendió la mano de inmediato. Robert no se molestó, sino que reaccionó con compasión.

Durante 45 minutos, Robert sostuvo a Saylor en brazos regularmente, brindando a la familia el consuelo que tanto necesitaban.

Este simple acto de bondad tuvo un impacto considerable. Jessica finalmente pudo concentrarse en las tareas del hogar mientras Saylor encontraba consuelo en los brazos de Robert.

Fue un momento de respiro para una madre agotada, posible gracias a un técnico que decidió ofrecer más que simplemente asistencia técnica. Jessica expresó su gratitud en un mensaje.

«Fue un gran alivio para una madre cansada. Robert podría haber venido y ido corriendo, pero vio una necesidad más grande que el internet y la cumplió.

Esto va más allá del servicio al cliente, es la humanidad en su mejor expresión. Es un activo para su empresa y nunca olvidaré su amabilidad».

La historia encontró rápidamente eco en todo el mundo. El mensaje de Jessica en Facebook recibió una respuesta masiva.

Los comentarios elogiaban lo que Robert había hecho. Otros comentarios siguieron, y muchas personas se conmovieron hasta las lágrimas con esta historia.

Incluso el acto más pequeño de amabilidad puede dejar una impresión duradera. Esta historia es un maravilloso recordatorio del poder de la amabilidad y el impacto que puede tener en quienes nos rodean.

Calificar artículo
Compartir Con Tus Amigos
Historias Positivas
Añadir un comentario