Una camarera atendió amablemente a un vagabundo: ¡la joven no tenía idea de la sorpresa que le esperaba

Rincón positivo

Marina, camarera de un café local, estaba acostumbrada a atender a una clientela variada: familias con niños jugando, viajeros cansados ​​y todo lo demás. Una tarde soleada de domingo, un hombre entró al restaurante y no encajaba en absoluto.

Su apariencia desaliñada y su ropa gastada lo diferencian de la clientela habitual. A pesar de su apariencia, Marina se acercó a él de manera amistosa y tomó su pedido, a diferencia de los otros camareros que parecían vacilantes.

Sin embargo, su acto de bondad fue desaprobado por el gerente, quien amenazó con deducir el costo de la comida de su salario si el hombre no podía pagar. Para sorpresa de Marina, el hombre no sólo pagó su cuenta, sino que también dejó una generosa propina de 5.000 dólares.

¿La resolución? El hombre aparentemente sin un centavo era en realidad un amigo cercano del dueño del café y estaba realizando un control secreto para comprobar la atención del personal hacia todos los clientes.

La genuina compasión de Marina no sólo impresionó al dueño, sino que también expuso la falta de juicio del gerente. Como resultado, el gerente fue despedido y Marina fue ascendida a supervisora ​​del personal del café por su inquebrantable amabilidad, garantizando un ambiente acogedor para todos los que cruzan la puerta.

Calificar artículo
Compartir Con Tus Amigos
Historias Positivas
Añadir un comentario