Una heroína de cinco años salva a su madre y a su hermano de un accidente automovilístico que puso sus vidas en peligro

Ilumina el día

La valentía no tiene edad, y Lexi Shymanski, de cinco años, es el ejemplo perfecto.

Un día, su madre, Angela, conducía a Lexi y a su hermanito Peter por las Montañas Rocosas canadienses, en Alberta. Sin embargo, Angela estaba muy cansada y somnolienta, y todos sabemos que conducir en ese estado puede llevar a un desastre.

Angela se quedó dormida al volante y su automóvil terminó rodando por un terraplén de 40 pies de profundidad al lado de la carretera.

El bebé Peter sufrió una lesión en la cabeza y una hemorragia cerebral, mientras que Angela se fracturó la espalda. Lexi fue la única que no sufrió consecuencias fatales.

Aunque solo tenía cinco años, Lexi sabía que la vida de su madre y su hermano dependía de ella. Rápidamente se desabrochó del asiento infantil y comenzó a escalar el empinado terraplén en busca de ayuda.

Descalza sobre las rocas, Lexi logró subir el terreno escarpado y llegar a la carretera. Una vez allí, comenzó a hacer señas a los automóviles que pasaban, y por suerte, uno de ellos se detuvo.

Eran Lonnie y Jeremiah Jurek, quienes decidieron detenerse y ver qué estaba pasando. Supieron que algo no estaba bien cuando vieron a Lexi sola al borde de la carretera.

«Al verla subir desde un terraplén muy empinado», contó Lonnie en una entrevista con Inside Edition, «le dije a Jeremiah: ‘¡Tenemos que parar!'»

«Ella estaba parada al borde de la carretera, tratando de detener el tráfico», agregó Jeremiah, «estaba gritando y haciendo señas para que los vehículos se detuvieran.»

Sin perder tiempo, la pareja bajó por el terraplén y encontró a la familia de Lexi. Llamaron a ayuda, y poco después, Angela y Peter fueron llevados al hospital. Ambos tuvieron que someterse a cirugía, pero afortunadamente, están recuperándose.

Hablando de la valentía de su hija, Angela, quien usó una silla de ruedas por un tiempo y ahora camina con un bastón, le dijo a Inside Edition: «Esta niñita es la razón por la que estamos tan orgullosos:

«Es gracias a esta niña que estoy viva, que mi bebé está vivo y que mi familia está junta». El padre de Lexi agregó: «Empecé a sollozar. No podía creer lo que había hecho».

La policía de Edmonton le otorgó a Lexi una medalla de bronce por su valentía. Sin sus acciones, su madre y su hermano habrían muerto.

¡Bien hecho, Lexi, eres una verdadera superheroína!

Calificar artículo
Compartir Con Tus Amigos
Historias Positivas
Añadir un comentario